Refrigeración líquida (RL)

Se trata de un sistema de refrigeración cíclico con un líquido refrigerante (generalmente agua destilada combinada con otros elementos) que trasladará el calor de aquellos elementos calientes a otros componentes encargados de enfriar el líquido como un radiador. De sistemas de refrigeración líquida tenemos esencialmente dos opciones.

Por un lado tenemos la más sencilla de instalar y también la más económica, la RL sellada o AIO (All-In-One o “todo en uno”). Su precio parte de los 50€ y puede llegar a superar los 200€. Constan de un bloque de cpu con una bomba incorporada, un radiador más o menos grande y uno, dos o incluso tres ventiladores, según el tamaño del radiador. Los tubos que transportan el líquido entre las diferentes partes del sistema suelen ser de caucho, goma o plástico, generalmente negro y poco vistosos. Hay algunos sistemas que incluyen luces led ya sea en la bomba o en los ventiladores. Suelen ser soluciones eficientes, fáciles de instalar pero estéticamente inferiores a otras soluciones de refrigeración líquida.

AIO

El mantenimiento de estos dispositivos es escaso si bien la vida útil de estos sistemas suele estar en 2-3 años según la marca y del uso del pc. Evidentemente un pc con un uso casual o poco frecuente será más fácil que dure 3 años o más sin problemas mientras que un ordenador de alto rendimiento y uso diario (un pc gamer o con overclock) provocará mayor microevaporación del líquido y por tanto notaremos pérdidas de eficiencia térmica al año o año y medio aproximadamente. En este caso simplemente deberemos rellenar con más líquido el sistema. Es preferible purgar el líquido existente, y rellenarlo con una jeringuilla y protegernos con guantes (por el colorante del líquido) y máscara o en habitación ventilada.

Por otro lado, tenemos la refrigeración líquida personalizada o “custom”.  El sistema es prácticamente el mismo que los anteriores AIO si bien podemos seleccionar cada elemento, añadir un depósito y otros elementos que mejoren la eficiencia o la apariencia llegando a niveles de personalización y exclusividad mucho mayores. Este sistema si bien es muy eficiente, tiene varios inconvenientes. El principal es la dificultad de la instalación, el mantenimiento, el precio y la poca versatilidad en cuanto a cambios de hardware futuro. Hablando solo del precio, el kit más simple puede superar los 200€ y la media supera los 300€-400€ en un sistema de refrigeración de solo CPU. Si aumentamos el número de elementos a refrigerar como una o dos tarjetas gráficas, SSD’s o módulos de memoria RAM el precio puede superar los 500€.

custom

Si el precio no es un problema, conseguiremos un sistema estéticamente bonito, con una alta eficiencia de disipación de calor y una baja sonoridad. Veamos las partes de las que está compuesto un sistema de RL

PARTES

  • Bomba (Pump): Es la encargada de hacer circular el líquido por el circuito, por lo tanto es importante la potencia o fuerza de caudal. Debe situarse debajo del depósito y tiene conexiones a la fuente de alimentación y otro conector a la placa base que regula la velocidad según el calor a disipar en cada momento. Existen varios tipos de bomba, según el fabricante tendremos más tipos, pero en general distinguimos las bombas D5 VARIO (grandes y caras pero de alto caudal y muy silenciosas) y las DCC (más económicas e ideales para circuitos cortos)

bombas

  • Deposito (Reservoir): Aunque es un componente opcional, es altamente recomendable ya que facilita el llenado del líquido refrigerante así como las tareas de mantenimiento, rellenado, etc.. Además aporta un componente estético. Algunos llevan leds RGB por lo que pueden conectarse a la placa base para sincronizar el color. Puede ser más o menos grande, con varias formas incluso haber 2 o más. Es habitual encontrar unidades COMBO que aúnan bomba/deposito en un solo elemento simplificando el circuito.

 

  • Bloque (Water Block): Es uno de los elementos esenciales. Podremos tener tantos bloques como elementos necesitemos enfriar. El bloque principal lo encontramos en la CPU pero también podemos obtener bloques para cada tarjeta gráfica, para cada unidad SSD o para las memorias RAM. Centrándonos exclusivamente en el bloque de la cpu, este suele estar compuesto por varias partes:
    • Backplate
    • Montura
    • Cubierta
    • Bloque
    • Junta tórica

 

  • Radiador (Radiator): Por su interior circula el líquido que será enfriado por las múltiples láminas del radiador. A mayor densidad mayor será el poder de disipación. Suele añadirse ventiladores del tamaño oportuno. A mayor densidad los ventiladores deberán ser potentes generando más ruido. La densidad de un radiador la medimos en FPI (Fins Per Inch) y obviamente a mayor número mejor. El tamaño lo decidiremos en función de los elementos a disipar. Por ejemplo si solo queremos disipar una CPU con un radiador de 120mm será suficiente. Si tenemos overclock o disipamos gráficas optaremos por soluciones de 240mm.

radiador

  • Tubos (Tubes): Es la parte más visual del sistema y que mayor personalización podemos dar. Estos tubos por donde circula el líquido comunicando las diferentes partes del sistema, pueden ser flexibles (soft tubing) o rígidos (hard tubing). Los flexibles son aconsejables para principiantes, son más fáciles de instalar ya que solo tendremos en cuenta la distancia del tubo y tendremos mucho margen de error. Pero estéticamente no son tan elegantes como los tubos rígidos. Suelen estar hechos con norpreno, caucho, silicona u otros materiales. Siendo transparentes u opacos. Podemos usarlos con antikinks (especie de espiral que mantiene la forma redondeada del tubo) para evitar deformaciones que dificultarían el caudal. Requieren racores de espiga o púa para su conexión. Los tubos rígidos requieren mayor precisión en el corte y la curvatura de los tubos mediante pistolas de calor. Básicamente tenemos dos tipos de tubos duros: Acrílicos (plexiglas) frágiles al cortar y se ensucian fácilmente pero los resultados al doblar son más perfectos. Y los tubos de PETG (tereftalato de polietileno) mas maleables y fáciles de manipular. Son más blandos que los acrílicos y son los más aconsejables. Los tubos rígidos requieren racores de compresión de las medidas exactas del tubo. Los tubos tienen dos medidas: el diámetro interior ID y el diámetro exterior OD. Se pueden expresar en el sistema métrico o el imperial. (ejemplo: 10/13mm o 3/8″-1/2″) siempre se indica primero el ID/ODmm (sistema métrico) o ID-OD” (sistema imperial). En los tubos rígidos solo nos interesa el OD mientras que en tubos flexibles interesa más el ID.

tubos

  • Racores (Fittings): Son conectores que permiten unir los tubos con cada una de las partes del sistema de RL. Por tanto, el mínimo de racores necesarios será 6: 2 en la bomba/deposito + 2 para el bloque de la cpu + 2 racores para el radiador. Cada elemento adicional necesitara 2 racores más, uno de entrada y otro de salida. Debemos diferenciar 2 tipos diferentes según usemos tubos flexibles o rígidos. Para los tubos flexibles se usan los racores de púa o espiga (ACF) que son simples y económicos. En ellos debemos fijarnos en su ID o diámetro interior (10, 12 o 13 mm). Para los tubos rígidos usaremos racores de compresión (HDC) compuestos por una base y un anillo de bloqueo. En estos deberemos tener presente el el OD o diámetro exterior que debe ser el mismo tamaño que nuestros tubos rígidos. (13. 16 o 19mm).
  • Líquido (Cooling Liquid): Por lo general podemos usar agua destilada pero por si sola no es bonita ni eficiente al largo plazo. Podemos decantarnos por dos soluciones: Usar un concentrado con aditivos como colorante y biocidas o bien usar un líquido premezclado con ese concentrado y que no necesita mezclarse con agua destilada. El líquido puede ser transparente u opaco, con reacción ultra-violeta para que brille más con leds o con efectos más o menos vistosos. Debemos ser cuidadosos al usar estos líquidos con guantes para no mancharnos con el colorante o bien porque podrían ser tóxicos. En cualquier caso, cada 12 meses aproximadamente deberemos realizar un mantenimiento vaciando el sistema, limpiándolo y una vez aclarado, rellenarlo con líquido nuevo.

liquido.jpg

ORDEN

Si bien pueden haber variaciones en el orden que seguirá el circuito de refrigeración en función del número de elementos como la cantidad de tarjetas gráficas, SSD o RAM, por lo general, el orden lógico es que el líquido parta del depósito a la bomba, está la empuja hasta los diferentes bloques a enfriar, de ahí pasará al radiador que enfriará el líquido caliente proveniente de los bloques y de nuevo al depósito para reiniciar el ciclo.

orden

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s